Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb Separator5 resoluciones de la auditoría interna para el 2021

5 resoluciones de la auditoría interna para el 2021

Mi artículo anual de blog que ofrece resoluciones para el año entrante adquiere mayor importancia ahora que venimos de un año plagado de riesgos emergentes, disrupciones e incertidumbres. Es mi sincero deseo que nunca más veamos un año tan turbulento como el 2020 y ciertamente me uno a la vasta mayoría de las personas que estuvieron felices de decirle adiós.

Aun así, hemos aprendido mucho de los desafíos experimentados durante esta pandemia. Me reclamarían si no reconozco que los auditores internos en gran parte del mundo contribuyeron poderosamente en ayudar a las organizaciones no sólo a sobrevivir sino incluso prosperar en 2020. Con eso en mente, aquí están mis cinco resoluciones de la auditoría interna para el 2021.

Borrar los malos recuerdos del 2020 e integrar lo que aprendimos a nuestras rutinas diarias. El IIA recogió datos a lo largo del 2020 y encontró que muchas de las funciones de auditoría interna experimentaron recortes de presupuesto y personal como resultado de la pandemia. Sin embargo, nuestra investigación reveló que los DEA actualizaron sus evaluaciones de riesgos y planes de auditoria más frecuentemente, y rápidamente intervinieron para hacer los que se necesitaba hacer. Eso refleja la habilidad de la profesión para ser ágil, que responde y resiliente. Debemos esforzarnos por seguir adoptando una mentalidad tan ágil durante el año próximo y más allá

Otra consecuencia de la pandemia fue el fenómeno del trabajo desde casa. Básicamente puso esposas a la capacidad del auditor interno para recopilar evidencia a través de inspecciones in situ, de condiciones, documentos y otras informaciones críticas para realizar nuestros compromisos. Debemos aprovechar la tecnología para compensar y encontrar maneras innovadoras de examinar los datos de manera remota en el año entrante.

Por último, debemos estar extremadamente conscientes de cómo el COVID-19 ha cambiado de manera significativa los riesgos relacionados a la gestión de talentos, ciberseguridad y otras áreas clave. De hecho, debemos mantener actualizadas a nuestras partes interesadas de los cambios en la gestión de riesgos, tanto severos como sutiles, en todas las áreas alteradas por la pandemia.

Esfuércese por una mejor comunicación con la junta. Otro evento importante de la pandemia fue la creciente apreciación de la alineación entre los actores clave de la gestión de riesgos: la junta, la gerencia ejecutiva y la auditoría interna. La abrupta y terrible necesidad por una efectiva gestión de la crisis y la continuidad de los negocios expusieron las debilidades de los controles internos y las fallas en la comunicación. Pero probablemente también condujo a una mejor alineación y un gobierno corporativo general, a medida que las organizaciones se adaptan.

Para lograr esa mejor alineación, fueron fundamentales la comunicación abierta y frecuente entre la auditoría interna y la junta. Muy a menudo, la comunicación de la auditoría interna se limitó a reuniones formales con el comité de auditoría interna o la junta completa. Esa era un área de preocupación reflejada en las encuestas rápidas conducidas por el IIA durante la pandemia. Si bien los resultados de las encuestas mostraron un incremento en la frecuencia de la evaluación de riesgo y actualizaciones en el plan de auditoria, los encuestados no anticipan más comunicaciones frecuentes con la junta.

En el 2021, debemos hacer una prioridad el mantener a nuestras partes interesadas completamente informados y al día.

Cuente celosamente la historia de la auditoría interna. La necesidad de un aseguramiento independientemente de la gestión de riesgos nunca ha sido más clara, ya que las amenazas de riesgos disruptivos y de rápido avance son tan palpables como siempre. Esto hace que el valor de lo que la auditoría interna ha conseguido en 2020 y lo que está en la agenda para el 2021 sea una convincente y poderosa historia. Debemos articular consistente y ardientemente ese valor para nuestras partes interesadas. Pero los datos del “OnRisk 2021: A Guide to Understanding, Aligning and Optimizing Risk” (OnRisk 2021: Una guía para comprender, alinear y optimizar el riesgo) sugieren que esto puede ser una lucha cuesta arriba. Del reporte:

“Los datos de las encuestas tanto cualitativas como cuantitativas de OnRisk2021 sugieren que a menudo se carece de un aseguramiento verdaderamente independiente y que las fuentes de aseguramiento suelen ser inconsistentes. Los líderes normalmente creen que el nivel de los aseguramientos que tienen es satisfactorio, sin importar de donde proviene. Sin embargo, este enfoque laissez-faire (dejar hacer) falla al abordar el valor de una evaluación de aseguramiento independiente.”

El valor de un aseguramiento independiente e informado debe ser parte de nuestras interacciones con las partes interesadas.

Como destaco en mi próximo libro, “Agents of Change: Internal Auditors in an Era of Disruption” (Agentes de cambio: auditores internos en una era de disrupción), no podemos trabajar en el anonimato. Debemos crear conciencia acerca de nuestra misión, logros y potencial. Después de todo,” agentes secretos no pueden ser agentes de cambio.”

Establezca metas de mejora personal. Si algo nos enseñó la pandemia, es que el cambio dramático puede ocurrir en un abrir y cerrar de ojos. Hace un año, algunas personas pudieron sólo haber imaginado la gran cantidad de pérdidas de vidas y daño a los medios de vida que el virus infligiría a miles de millones de personas alrededor del mundo.

En una publicación anterior del blog, destaqué que el aislamiento creado en el ambiente del trabajo desde casa me forzó a examinar el estado de mi propia carrera y cambió mi perspectiva sobre el balance de la vida y el trabajo. Me consta que muchos otros han pasado por el mismo ejercicio de examen de conciencia. Ahora es momento de evaluar nuestras condiciones físicas, emocionales y profesionales, y establecer metas claras para mejorar cada una.

Aspiren a ser agentes de cambio. Es fascinante y de alguna manera tonto pensar que un nuevo año nos ofrece una pizarra en blanco. En realidad, por supuesto, es sólo otro día. Sin embargo, cada año nuevo marca un hito en nuestros caminos tanto personales como laborales. El paso de la media noche del 31 de diciembre puso en relieve la incertidumbre y la promesa del nuevo año. Sirve también como una renovación de espíritu y energía que conduce nuestras ambiciones y deseos por grandes cosas.

Te animo a que aceptes este sentido de anticipación y promesa todos los días. Toma este espíritu y aplícalo a tus interacciones diarias. Aprovecha la energía para innovar y mejorar el servicio a tu organización. Todos deberíamos esforzarnos por hacer más que sólo pasar cada día. Debemos ver consciente y deliberadamente cada día como una oportunidad para mejorar las cosas.

Debemos afrontar el desafío de convertirnos en agentes de cambio.

Como siempre, espero sus comentarios.

Richard F. Chambers, presidente y director ejecutivo del Global Institute of Internal Auditors, escribe un blog semanal para InternalAuditor.org sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.