Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorCuando los buenos contadores se dañan, se plantean más preguntas que respuestas

​Cuando los buenos contadores se dañan, se plantean más preguntas que respuestas

29 de enero de 2018

Estoy seguro que me encogí visiblemente cuando leí los relatos de cargos criminales contra la antigua Junta de Supervisión Contable de la Empresas en la Bolsa de EE. UU. (PCAOB) y empleados de KPMG, acusados de utilizar información PCAOB filtrada para ayudar a la firma KPMG a mejorar sus resultados de auditoría.

Estos cargos no están probados en un tribunal de justicia y todos los acusados merecen la presunción de inocencia en este momento. Sin embargo, la mera alegación de que tal traición de la ética tuvo lugar es dolorosa y les da un ojo negro a las profesiones de contabilidad / auditoría. Sin embargo, ciertamente no es sin precedentes. He escrito muchas veces que las personas buenas hacen cosas malas, y las personas inteligentes hacen cosas estúpidas. Es parte de la condición humana, esa imperfección que nos hace quienes somos. Sin embargo, lo que se alega en esta instancia, nos lleva un paso más allá del simple error humano o la irresponsabilidad. En realidad, plantea más preguntas de las que responde.

Los detalles del escándalo salieron a la luz a través de cargos penales federales presentados contra tres ex empleados de PCAOB y tres ex empleados de KPMG. En su último día de trabajo, se alega que un empleado de la PCAOB copió una lista de auditorías de firmas contables que serían inspeccionadas por el ente regulador en el 2015. Luego compartió la lista con los empleados de su nuevo empleador, KPMG.

Los otros dos empleados de PCAOB están acusados de haber filtrado los planes de inspección de PCAOB hasta febrero de 2017. KPMG contrató al segundo empleado de PCAOB, mientras que el tercero, presuntamente, cortejó a la empresa al ofrecer información privilegiada adicional.

Si lo que se describe es exacto, el alcance de los fallos éticos exhibidos por el acusado es espantoso. Los empleados de KPMG, que incluyen un socio director nacional para la calidad de la auditoría, un socio a cargo de las inspecciones y un co-líder del grupo bancario y de capitales, supuestamente estaban dispuestos a aceptar y usar información altamente confidencial para evitar la detección de deficiencias de auditoría y las consecuencias internas (y el escrutinio público) que viene con ellos. Las supuestas violaciones de ética por parte de sus cómplices de PCAOB fueron, en mi opinión, aún más inquietantes. Uno espera que los empleados de los entes reguladores tengan un compromiso personal, si no genuino celoso, para asegurarse que se cumplan las normas que supervisan. Trabajar activamente en contra de la organización que uno representa para obtener beneficios personales, es despreciable.

A pesar del daño a las reputaciones de ambas organizaciones creado por este escándalo en desarrollo, basado en la información divulgada hasta el momento, puede haber algunas lecciones alentadoras que se puedan extraer de él. La entidad estadounidense de KPMG parece haber actuado rápidamente con las autoridades notificantes cuando descubrió el problema el año pasado. Contrató a un abogado externo para investigar el incidente y despidió a los empleados involucrados.

Después de haber trabajado para y con las Big Four durante muchos años, esto no me sorprende. Personalmente, he visto su compromiso en los niveles más altos de promover y apoyar el comportamiento legal y ético. Por la misma razón, la Comisión de Valores de los Estados Unidos también presentó cargos contra los empleados de la PCAOB, que reside bajo su jurisdicción. En otras palabras, ninguna organización parece estar disminuyendo su responsabilidad en este punto.

Sin embargo, superando las lecciones alentadoras, el creciente escándalo plantea una serie de preguntas preocupantes:

  • ¿Por qué contadores obviamente talentosos que han llegado al pináculo de su profesión voluntariamente arriesgan todo para traficar con información ilícita?
  • ¿Se ha vuelto tan oneroso e implacable el proceso de inspección de la PCAOB que el calendario de próximas inspecciones valdría tales riesgos por parte de los profesionales de la contabilidad?
  • ¿Se han vuelto tan graves las consecuencias de las inspecciones fallidas que incluso los socios nacionales están dispuestos a arriesgarse a consecuencias impensables para mitigar los riesgos de las inspecciones fallidas?
  • ¿Por qué valdría la pena un próximo cronograma de inspección de PCAOB como posible trabajo en una firma Big Four?
  • ¿Son las puertas giratorias entre la PCAOB (y otros reguladores federales) demasiado laxas?
  • ¿Debería haber un período de enfriamiento prolongado entre las asignaciones en de los reguladores y el regulado?
  • ¿De qué manera la profesión contable / de auditoría mantiene la confianza pública frente a tales acusaciones graves?

Me gustaría alentar a los funcionarios de las empresas y los reguladores para hacer frente a estas preguntas, incluso cuando las ruedas de la justicia efectúen los cargos.

Una de las razones por las que me estremecí al escuchar sobre este escándalo es que conozco a muchos profesionales extraordinarios tanto en KPMG como en PCAOB. No creo por un momento que su reputación se vea empañada por el supuesto comportamiento de estas seis personas. Una de las lecciones que debe tomarse de este escándalo es que la ética profesional vive y muere a nivel personal. En otras palabras, el compás moral está dirigido en última instancia por el individuo. Al igual que la profesión médica no debe ser juzgada por el comportamiento indescriptible del médico de los gimnastas de los Estados Unidos condenado recientemente, tampoco la profesión de contabilidad / auditoría debe juzgarse, en general, por el supuesto comportamiento de unos pocos.

Como siempre, espero sus comentarios.

Declaración

Richard F. Chambers, presidente y director general del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanalmente para InternalAuditor.org., sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.