Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorEl COVID-19 exige efectividad en el comité de auditoría: 6 recomendaciones

El COVID-19 exige efectividad en el comité de auditoría: 6 recomendaciones

Los desafíos creados por la mayor crisis de salud en un siglo para los negocios y la sociedad han sido muchos y variados. Cada día trae un nuevo giro en cómo la pandemia del COVID-19 impacta nuestra seguridad, interacciones, organizaciones, política y seguridad.

Sin embargo, este incesante flagelo puede ofrecer un beneficio significativo: Se ha agudizado nuestro enfoque en la gobernabilidad y la rendición de cuentas, al exigir a las organizaciones, ya sean grandes o pequeñas, simples o complejas, a dar un vistazo largo y crudo a cómo están operando. Este examen, un poco de búsqueda del alma organizacional si así lo vemos, ayuda a identificar el desperdicio, perfeccionar nuestras misiones centrales, acelerar la adopción de nuevas tecnologías y, lo más importante, comprender mejor cómo nos gobernamos a nosotros mismos.

Con esto en mente, el IIA y la Federación Internacional de Contadores (IFAC, por sus siglas en inglés) hicieron equipo para producir una herramienta importante para los comités de auditoría a medida que el mundo navega a través de estos tiempos de transformación. Seis recomendaciones para los comités de Auditoría operando en la “nueva normalidad” proporciona ideas y guías importantes a miembros de la junta para adaptarse a un mundo post-COVID.

Junto con mi homólogo del IFAC, el CEO Kevin Dancey, nuestro mensaje conjunto a los comités de auditoría es claro y vital. Del informe:

Los comités de auditoría deben ser vigilantes, ágiles, disciplinados y comprometidos. Eso les permitirá una comprensión oportuna y coherente del entorno operativo en continua evolución y exhibirán confianza en sus informes, revelaciones y conformidad con las expectativas regulatorias, legislativas y éticas.

Las seis recomendaciones están diseñadas para optimizar el rol del comité de auditoría en la gobernanza, la supervisión y la creación de valor a largo plazo. Como el informe puntualiza, estas expectativas no son nuevas, pero la forma y la urgencia con la que logramos estos objetivos tomará mayor importancia para el futuro previsible.

El informe proporciona recomendaciones para el comité de auditoría en seis áreas clave de responsabilidad: mantenerse informado, comunicación y colaboración, aprovechar la experiencia disponible, promover la mejora continua, pensar de manera holística (integral) y adoptar la tecnología.

Desde una perspectiva de auditoría interna, los responsables de auditoría deberían analizar estas recomendaciones y pensar en cómo pueden ayudar a su comité de auditoría a mejorar en cada área. Cada uno se basa en establecer y mantener una relación colaborativa, abierta y honesta con el comité de auditoría.

Mantenerse informado. Los comités de auditoría deben tener una visión clara y comprensión de las áreas de riesgo, y la auditoría interna debe respaldar esto proporcionando evaluaciones de riesgo oportunas. En un mundo post COVID, esas evaluaciones serán más frecuentes y posiblemente continuas.

Comunicación y colaboración. Los comités de auditoría tienen un amplio y creciente conjunto de responsabilidades de supervisión, por lo que la alineación con las prioridades de este órgano rector es crítica. La amplia perspectiva empresarial de la auditoría interna puede ayudar a los Comités de auditoría a mantenerse alineados con las prioridades del órgano de gobierno y ayudarlos a estar informados sobre los asuntos que requieren atención.

Aprovechar la experiencia disponible. Mantenerse totalmente informado sobre las respuestas de la alta gerencia a los riesgos, nuevos y antiguos, es una tarea fundamental y desafiante para los comités de auditoría. La auditoría interna es una de las varias áreas de especialización de las que el comité de auditoría se apoya para ejercer esa supervisión. La auditoría interna debe proveer aseguramiento independiente y objetivo así como asesoramiento, no sólo en lo bien que la C-Suite está gestionando los riesgos existentes, sino también proporcionar una visión y perspectiva de la capacidad de gerencia para anticipar y gestionar riesgos futuros.

Promover la mejora continua. La gestión eficaz del riesgo debe tener en cuenta las circunstancias cambiantes y la evolución de los riesgos. El desarrollo de una mentalidad que busque mejorar continuamente la respuesta al riesgo de maneras que fomenten la innovación y la creación de valor se convertirá en la "nueva normalidad" para las organizaciones exitosas. La auditoría interna debe proveer a los comités de auditoría con aseguramiento, consejo y puntos de vista, compatibles con una mentalidad de mejora continua.

Pensar holísticamente (de forma integral). La crisis del COVID-19 está empujando a las organizaciones a evolucionar su pensamiento y mejorar la planificación, operaciones y el reporte. Esto hace el trabajo de auditoría interna particularmente importante, ya que debe proporcionar a los comités de auditoría una visión integral de la gestión de riesgos y la gobernanza general. Esto incluye cada vez más, asuntos que involucran la sostenibilidad, cultura, tecnología, ética y la creación y conservación del valor.

Adoptar la tecnología. La pandemia ha forzado una revolución en el trabajo remoto que probablemente seguirá siendo parte del mundo post-COVID. En todos los niveles, las organizaciones tendrán que adaptar los procesos para tener en cuenta la distancia y el aislamiento, y tendrán que depender de la tecnología para hacerlo. Esto es particularmente cierto para el trabajo de auditoría interna. Proveer aseguramiento a distancia sobre los viejos procesos, así como la evaluación de nuevos procesos remotos será uno de los mayores retos de la profesión después del COVID. El uso efectivo de la tecnología será crítico. Los grupos de interés de auditoría interna en todos los niveles no demandarán - y absolutamente lo merecen - ninguna reducción en nuestros servicios.

Si bien estas seis recomendaciones se centran en el comité de auditoría, pueden y deben ser aplicadas en todos los niveles de la organización. Estos estimulan a la colaboración y desalientan la mentalidad de silos.

Es irónico que, no sólo la crisis actual nos empuja en un mundo físico limitado y aislado, sino que también amplió nuestra percepción de una gestión eficaz del riesgo. Se ha afirmado que la comunicación, colaboración, tecnología y la mejora continua fortalecen nuestras organizaciones. Ha demostrado cómo el compromiso con una buena gobernanza crea valor sostenible a largo plazo.

Como siempre, espero sus comentarios.

Sobre el autor:

Richard F. Chambers, presidente y CEO del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanal para InternalAuditor.org sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.