Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorEl IIA adopta una visión de principios de gobierno corporativo

​El IIA adopta una visión de principios de gobierno corporativo

Durante la mayor parte de una década, los escándalos corporativos han surgido con una vergonzosa regularidad. Ya sea que se trate de eludir regulaciones, declaraciones financieras incorrectas o mal comportamiento ejecutivo, cada una es un reflejo de algo que salió terriblemente mal.

Desafortunadamente, la inclinación natural cuando ocurre tal escándalo es buscar a alguien a quien culpar. A menudo he escrito sobre mi angustia al escuchar la pregunta: “¿Dónde estaban los auditores internos? " Como parte del juego de la culpa. Me basé en esa misma pregunta en un artículo de mi blog en el 2016.

Llegar a la conclusión de que la auditoría interna podría haber evitado un fracaso, a menudo es similar a culpar a un quarterback por ser tacleado antes de realizar el pase o a un portero por permitir un gol, sin examinar el desempeño del resto del equipo.

La realidad es que incluso las funciones de auditoría interna más destacadas del mundo no pueden proporcionar una seguridad absoluta de que todos los riesgos se gestionan de manera efectiva y que todos los controles internos están diseñados e implementados de manera efectiva. No podemos evaluar todos los riesgos, y no podemos estar en todas partes a la vez.

La conclusión es que la auditoría interna, no importa cuán efectiva sea, no puede garantizar el éxito financiero, la sostenibilidad a largo plazo o la salud ética y cultural de una organización. Debe ser parte de un amplio mecanismo de gobierno corporativo que defina el apetito por el riesgo, articule estrategias operativas, establezca límites éticos y respalde el aseguramiento independiente y objetivo.

Planteo este tema hoy porque el IIA publicará pronto los resultados de nuestro primer Índice Americano de Gobierno Corporativo (ACGI). El Índice anual, desarrollado en colaboración con el Centro Neel de Gobierno Corporativo de la Universidad de Tennessee, ofrecerá el primer examen y calificación de gobierno corporativo entre las empresas que cotizan en bolsa en los Estados Unidos.

Hace tiempo que me preocupa que no se aprecie el valor del buen gobierno corporativo, y creo que los escándalos que conmocionan nuestra sensibilidad y erosionan nuestra confianza en las empresas y los mercados públicos son simplemente síntomas de un problema mayor. El ACGI presenta ideas y perspectivas valiosas que abordarán si mis inquietudes son válidas.

Aunque tendremos que esperar hasta el próximo mes para conocer detalles de los hallazgos del primer AGCI, puedo revelar la base sobre la que se construye el Índice. Son los Guiding Principles of Corporate Governance, también desarrollados en colaboración con el Centro Neel de Gobierno Corporativo y basado en un compendio de puntos de vista expertos no sólo en los Estados Unidos sino en todo el mundo. Estos ocho Principios se utilizaron para desarrollar una encuesta básica para el Índice, con las empresas "calificadas" en general en función de su desempeño en torno a elementos de cada principio. Los ocho principios rectores del gobierno corporativo:

Principio 1: El gobierno corporativo efectivo requiere una interacción regular y constructiva entre las partes interesadas claves (stakeholders), el consejo, la gerencia, la auditoría interna, el asesor legal y la auditoría externa y otros asesores.

Principio 2: El consejo debe asegurar que las principales partes interesadas son identificadas y, en su caso, se les solicita a éstos retroalimentación regularmente (feedback), para evaluar si las políticas de la empresa cumplen con las necesidades y expectativas de estos grupos de interés.

Principio 3: Los miembros del consejo deben actuar en el mejor interés de la empresa y de los accionistas, al mismo tiempo que equilibran los intereses de otras partes interesadas externas e internas claves.

Principio 4: El consejo debe garantizar que la empresa mantenga una estrategia sostenible centrada en el desempeño y valor a largo plazo.

Principio 5: El consejo debe garantizar que la cultura de la empresa sea saludable, la cultura y los valores centrales de la empresa supervisados y evaluados regularmente, evaluada la integridad y ética de la alta dirección y, según sea necesario, intervenir para corregir los objetivos y la cultura corporativos no alineados.

Principio 6: El consejo debe garantizar que las estructuras y procedimientos existan y estén bien gobernadas para que reciba información oportuna, completa, relevante, precisa y confiable para realizar la supervisión de manera efectiva.

Principio 7: El consejo debe garantizar que las revelaciones corporativas sean consistentemente transparentes y precisas, y que cumplan con los requerimientos legales, las expectativas regulatorias y las normas éticas.

Principio 8: Las empresas deben ser decididas y transparentes al seleccionar y describir sus políticas y procedimientos clave relacionados con el gobierno corporativo para permitir a las partes interesadas la oportunidad de evaluar si las políticas y procedimientos elegidos son óptimos para la empresa en particular.

El ACGI fue diseñado específicamente para estar basado en principios y para hacer el logro de un buen gobierno corporativo algo aspiracional. En otras palabras, cada organización debe esforzarse por cumplir en los niveles más altos con cada uno de los principios, porque es lo correcto, no porque esté en una lista de chequeo. Igual de importante, estos principios deben tomarse como un todo. La causa raíz de muchos de los escándalos que vemos hoy es que las organizaciones se centran en un área a expensas de otra.

Desde una perspectiva de auditoría interna, estos Principios Rectores abordan elocuentemente una verdad fundamental sobre el buen gobierno corporativo. Es una verdad que todos los practicantes de la auditoría interna deben tomar en serio y promover en su trabajo y en su defensa de la profesión.

El gobierno corporativo está incompleto sin el aseguramiento independiente, objetivo y con cobertura en toda la empresa, que sólo la auditoría interna puede proporcionar.

Como siempre, espero sus comentarios. Y busque la columna "Perspectivas del consejo" en la edición de diciembre de la revista Internal Auditor para obtener más información sobre los Principios Rectores.

Sobre el autor:
Richard F. Chambers, presidente y CEO del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanal para InternalAuditor.org sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.