Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorLa Verdad es que las Noticias Falsas han sido Siempre un Riesgo

​La Verdad es que las Noticias Falsas han sido Siempre un Riesgo

12 de febrero de 2018

La información engañosa o evidentemente falsa ha sido un riesgo para las organizaciones. Un comentario despectivo, incluso uno con poca o ninguna base de hecho, puede dejar a los ejecutivos luchando por una respuesta que contendrá y, con suerte, revertirá cualquier daño. Por lo general, la verdad prevalecerá.

Pero a medida que vemos más y más, un aluvión incesante de "historias noticiosas falsas" sin fundamento y totalmente alimentadas por redes sociales y sitios web parcializados puede abrumar rápidamente a una organización e influir en los eventos.

Por eso no me sorprendió cuando la empresa matriz de Google, Alphabet, elevó recientemente el contenido objetable, específicamente, el contenido que se propaga a través de Internet y las redes sociales, como un riesgo clave. La preocupación de Alphabet, por supuesto, se refiere a la integridad de sus propias marcas, pero el riesgo se aplica a cualquier organización y, de hecho, a cualquier persona.

"Nuestras marcas pueden verse negativamente afectadas por una serie de factores, que incluyen, entre otros, problemas de reputación, contenido de terceros compartidos en nuestras plataformas, problemas y desarrollos de privacidad de datos y fallas en el rendimiento técnico o del producto", afirmó Alphabet en su informe anual o 10-K, a la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos. "Si no respondemos adecuadamente al intercambio de contenido objetable sobre nuestros servicios o prácticas objetables por parte de los anunciantes, o si no abordamos adecuadamente las inquietudes de los usuarios, nuestros usuarios pueden perder la confianza en nuestras marcas."

¿Ocurrió este riesgo solo a los ejecutivos de Alphabet? Lo dudo mucho. Lo que es diferente, creo, es el apetito de riesgo de la compañía.

La reciente reacción violenta contra el contenido cuestionable que bombardea a los consumidores de Alphabet de YouTube y Google, así como de Facebook y Twitter, claramente está impulsando el cambio.

Francamente, la descripción de riesgo de la empresa podría ser considerada por algunos como bastante leve. No advierte sobre los peligros sociales de contenido objetable, sino sobre el riesgo de perder anunciantes y usuarios de sus servicios si no responde adecuadamente. Tampoco aborda una erosión de la confianza del público en los medios legítimos planteada por informes cuestionables disfrazados de noticias; más bien, se centra en "terceros" que explotan las marcas de Alphabet para difundir información falsa.

Lograr un equilibrio entre un flujo libre de información, incluso si es estimulante o escandaloso, y actuar responsablemente como un conducto confiable y creíble para tales "noticias" no es nada nuevo. Las organizaciones, incluidos los medios de comunicación, han jugado ese juego durante siglos.

La lección para los auditores internos es que debemos estar en sintonía con el apetito de riesgo de nuestra organización y ofrecer advertencias cuando los riesgos cambien. Esto puede ser lo que está impulsando el cambio de tono de Alphabet.

En su intervención en la conferencia General Audit Management de 2016, el director ejecutivo de auditoría de Google dijo que la función de auditoría interna de la organización se basa prácticamente en esa premisa: "Nuestra misión es proporcionar una visión objetiva de todos los riesgos que deben tener en cuenta al tomar sus decisiones. Nuestra responsabilidad es ayudar a la administración a tener información completa para tomar buenas decisiones basadas en el riesgo."

En última instancia, le corresponde a la gerencia y al consejo establecer el apetito por el riesgo, pero recae en la auditoría interna asegurarse que el portafolio de riesgos sea informado con precisión hasta llegar a la cima. En el caso de Alphabet, estoy seguro que la gerencia y la Junta son plenamente conscientes de las corrientes subyacentes a la diseminación de información, y que continuarán ajustando su apetito de riesgo para adaptarse a esas dinámicas cambiantes.

Al reflexionar sobre el riesgo real de las noticias falsas, recuerdo la historia de una famosa transmisión de radio en 1938. Orson Welles, un actor, escritor, director y productor estadounidense, "interrumpió" la programación de radio de CBS con "noticias" de última hora que los marcianos habían invadido la Tierra. En realidad, estaba leyendo la novela de ciencia ficción del autor H.G. Wells, "La guerra de los mundos". Pero su entrega fue tan convincente y tan realista que, para algunos oyentes, también fue muy creíble y desencadenó el pánico. La transmisión icónica y la reacción de aquellos que pensaron que era real han sido parte del saber popular durante décadas. Sin embargo, un artículo de 2013 arrojó dudas sobre el hecho de que la transmisión causó pánico. Entonces, ahora incluso las noticias sobre las noticias falsas pueden ser falsas. Estamos viviendo en tiempos interesantes.

Como siempre, espero sus comentarios.

Declaración

Richard F. Chambers, presidente y director general del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanalmente para InternalAuditor.org., sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.