Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorLo que la nueva encuesta del IIA revela sobre el impacto de la pandemia y el año por delante para la Auditoría Interna

Lo que la nueva encuesta del IIA revela sobre el impacto de la pandemia y el año por delante para la Auditoría Interna

La profesión de auditoría interna en los EE.UU. ha navegado por varios sucesos decisivos en los últimos 40 años: la crisis de ahorros y préstamos en los 80s, los fraudes en los reportes financieros en la década del 2000 y la crisis financiera / Gran recesión hace apenas una década más tarde. Sin lugar a dudas, la profesión emergió más fuerte después de cada una de esas crisis.

Los efectos dramáticos de la pandemia del COVID-19 de 2020 están dejando su huella en la auditoría interna también, según una nueva encuesta del Centro Ejecutivo de Auditoría del IIA (AEC, por sus siglas en inglés). Las respuestas de casi 500 líderes de auditoría interna estadounidenses y canadienses reflejan profundas reducciones previstas en los viajes y la formación de la auditoría interna, algunos reportan disminución del personal y una creciente conciencia de que ser ágil, flexible y con conocimientos de tecnología será fundamental para todas las funciones de auditoría en el futuro.

A primera vista, la perspectiva de cortes dramáticos pinta una imagen preocupante. Uno de los hallazgos más sorprendentes es que un 45% de los encuestados esperan disminuciones en sus presupuestos generales de los en los próximos 12 meses. Esto comparado con los hallazgos en julio de 2019, cuando sólo el 13% de los encuestados en el Pulso de la Auditoría Interna dijeron que prevén recortes en el próximo año.

Pero en las extraordinarias circunstancias actuales, el daño podría haber sido significativamente peor. Los resultados de las primeras encuestas del AEC en esta crisis mostraron que la auditoría interna ya había dado un paso adelante y proporcionando un conjunto de servicios y valor, mitigando potencialmente recortes de presupuesto en el largo plazo.

Un vistazo más profundo en los datos de las últimas encuestas del AEC muestran que los recortes previstos de presupuesto se centrarán principalmente en tres áreas: viajes, formación y contratación de servicios externos. El sesenta y cinco por ciento de los encuestados esperan reducciones significativas en los presupuestos de viaje y el 87% espera al menos algunos recortes. Esto refleja no sólo la oportunidad de reducir los gastos durante la dramática desaceleración económica, sino también que los profesionales de la auditoría interna están aprendiendo a operar de forma remota.

Desde la perspectiva del personal, alrededor del 66% de los encuestados esperan que los niveles permanezcan casi iguales, lo cual es alentador considerando las dificultades económicas actuales y por venir. Sin embargo, esa cifra cae significativamente al 47% cuando se preguntó a los encuestados sobre la contratación externa. Esto sugiere que los líderes de auditoría interna están trabajando en mantener intactos sus equipos claves. Curiosamente, el número de encuestados que esperan reducciones significativas en la contratación externa (16%) es casi el mismo que aquellos que esperan aumentos en la contratación externa (15%). Esto puede reflejar la necesidad de servicios especializados prevista dentro de algunas funciones, considerando que sus organizaciones navegan entre riesgos emergentes y en evolución asociados con las consecuencias de la pandemia.

Entre los resultados más positivos de la encuesta está el enfoque creciente en mejorar la eficiencia y la eficacia de las funciones de auditoría interna. Lo más importante de los cambios esperados en los procesos reflejan la nueva realidad de incrementar la auditoría remota, con el 80% de los encuestados que esperan más oportunidades de trabajar desde el hogar y el 71% que espera menos tiempo dedicado a la auditoría sitio. Además, el 73% espera planes de auditoría más flexibles. Los datos de la encuesta también muestran cambios potencialmente más significativos en procesos - que pueden dar lugar a cambios esperados por mucho tiempo, relacionados con la tecnología.

Existe mucha evidencia disponible que muestra que abundan las oportunidades para que las funciones de auditoría adopten la tecnología y las técnicas de auditoría ágiles. Cerca de la mitad de los encuestados (49%) espera aumentar su uso del análisis de datos, y el 39% espera aumentar su uso de técnicas de auditoría ágiles. El aumento de la inversión en automatización (12%) y un mayor uso de la automatización robótica de procesos (8%) se retrasan significativamente. Sin embargo, eso puede reflejar la renuencia a realizar inversiones financieras en el entorno actual y un escrutinio juicioso sobre lo que realmente se necesita para avanzar.

En consecuencia, los encuestados buscan competencias que les ayuden a aprovechar esas oportunidades. Más de 7 de cada 10 encuestados ven que la pandemia aumenta la necesidad de comunicaciones, ciberseguridad e innovación y competencias relacionadas con el cambio.

Hay un gran cantidad de datos adicionales en el informe de la encuesta, que se publicará hoy y estará disponible en el COVID-19 Resource Exchange (Intercambio de Recursos sobre COVID-19) del IIA. El informe proporciona desgloses específicos por industria para cada pregunta en la encuesta.

No puedo cerrar esta publicación sin comentar sobre un área que encontré preocupante: los datos de la encuesta muestran que los auditores internos son muy conscientes de la necesidad de "auditar a la velocidad del riesgo". Al salir de la pandemia, más de la mitad de los encuestados (53%) espera aumentar la frecuencia de las evaluaciones de riesgo y el 68% espera aumentar la frecuencia de las actualizaciones del plan de auditoría. Sin embargo, sólo el 34% espera aumentar la comunicación del comité de auditoría.

Estamos desperdiciando una oportunidad valiosa si dos-tercios de los encuestados espera volver después del COVID-19 al status quo de comunicarse con los grupos de interés. La respuesta de la auditoría interna a la pandemia ha demostrado su habilidad para proporcionar un gran valor a las organizaciones en tiempos de crisis, no sólo en sus competencias básicas, sino también como un asesor de confianza. Nosotros debemos aprovechar esta oportunidad ampliando la conversación con los comités de auditoría y la gerencia, para fortalecer nuestra recién descubierto y bien ganado asiento en la mesa.

Como siempre, espero sus comentarios.

Sobre el autor:
Richard F. Chambers, presidente y CEO del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanal para InternalAuditor.org sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.