Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorLos Auditores Internos deben vivir en una casa irrompible

Los Auditores Internos Deben Vivir en una Casa Irrompible

29 de octubre de 2018

Durante mucho tiempo he creído que los auditores internos tienen un desafío más difícil que muchos otros en una organización. Es difícil mantener una reputación de objetividad cuando vivimos y trabajamos en el mismo entorno donde realizamos nuestras responsabilidades de auditoría, a veces durante algunos años, a veces durante toda una carrera. Todo el mundo está viendo la auditoría interna para ver si estamos viviendo lo que se predica. He oído hablar de nosotros como "creadores de ejemplo para una organización" y que "estamos siendo evaluados constantemente por aquellos a quienes auditamos". Lo llamo tener un blanco sobre la espalda. Si la auditoría interna no está siguiendo las políticas de la organización, o parece que no las está siguiendo, las consecuencias afectarán la confianza en el departamento y en cada auditor interno.

Nadie espera que los auditores internos sean perfectos.  Somos humanos, después de todo. Sin embargo, si las fallas hacen que otros cuestionen nuestra ética, perderemos una ventaja significativa que, probablemente, socavará nuestra capacidad de ser percibidos como asesores de confianza. Si la administración es consciente, incluso de transgresiones éticas menores, su respuesta cuando ofrecemos consejos o recomendaciones al final de nuestros compromisos probablemente será: "¿Por qué debería escucharlo? Se toma días de vacaciones sin cargarlas". O bien, "Ella presentó un informe de gastos irregular y tuvo que reembolsar a la compañía.".

Los auditores internos no pueden permitirse el lujo de ser vulnerables. Nuestro comportamiento debe estar por encima de cualquier reproche, si queremos brindar consejo a los demás. Y no se sorprenda si, la primera vez que llama a un gerente senior por una grave infracción ética, de repente, cada infracción menor que haya cometido se le lanzara de vuelta.

La auditoría interna tampoco puede fallar en cumplir con sus compromisos. Un director ejecutivo de auditoría altamente respetado recientemente me señaló que los auditores internos deben comprender que tienen un compromiso tanto con la organización en la que trabajan como con un grupo amplio y diverso de partes interesadas. "Tenemos que caminar en una línea fina, entendiendo las necesidades de la empresa, las necesidades de la junta directiva, las necesidades de la administración y las necesidades de los inversores", explicó. "Si no somos confiables, y si las personas con las que trabajamos no son confiables, dejamos la puerta abierta al fraude."

Creo que la mayoría de los auditores internos actúan consistentemente de manera ética. Pero suceden lapsos ocasionales, y cuando lo hacen, a menudo, son noticias. Muchos de nosotros recordamos demasiado bien ciertos casos de alto perfil. Por cada caso altamente publicitado de un auditor interno que se mete en problemas por transgresiones éticas, es probable que haya más puntajes cuyas transgresiones se trataron fuera de la vista del público. Las acciones de los auditores internos no éticos constituyen una traición masiva, no solo con sus empleadores y antiguos colegas, sino también con su profesión. La auditoría interna tiene muchas responsabilidades, una de las cuales es como supervisor ético. En esa capacidad, como la esposa de César, debe estar por encima de toda sospecha.

Para verlo de otra manera, todos hemos escuchado la sabiduría común de que aquellos que viven en casas de vidrio no deben tirar piedras. Pero a veces, como auditores internos, nuestro trabajo es lanzar una piedra o dos. Entonces, si vamos a tirar piedras y, por supuesto, lo estamos haciendo, será mejor que nos aseguremos que nuestra propia casa sea a prueba de roturas. Un compromiso firme con el comportamiento ético, junto con un programa de mejora y garantía de calidad sólido y eficaz, ayudará a evitar que se produzcan lesiones por vidrios volando al aire.

Una forma de hacer irrompible a la función de auditoría interna es asegurarse que haya las personas adecuadas en ella. Debemos examinar cuidadosamente a aquellos que se incorporan a bordo para asegurarnos que no haya esqueletos que puedan indicar una brújula moral que no apunte hacia el norte. Todos deberíamos responsabilizarnos mutuamente para estar a la altura de los más altos niveles de conducta ética.

El IIA reconoce que el comportamiento ético es crucial para la trama de nuestra profesión. Todos los miembros de IIA de todo el mundo, junto con aquellos que poseen una certificación del IIA, deben cumplir con el Código de Ética de IIA. Al promulgar su Código, el IIA declara: "El propósito del Código de Ética del Instituto es promover una cultura ética en la profesión de auditoría interna." Recientemente, el IIA fue un paso más allá al especificar que "las personas certificadas deben completar dos horas de CPE (cada año) centradas en el tema de la ética."

Como señalé anteriormente, no creo que la profesión de auditoría interna tenga un "problema de ética". Trabajemos duro para asegurarnos que siga siendo así.

Declaración
Richard F. Chambers, presidente y director general del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanalmente para InternalAuditor.org., sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de la auditoría interna.