Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorServidores Públicos son esenciales para derrotar el COVID-19

Servidores Públicos son esenciales para derrotar el COVID-19

Cada año, los EE. UU. celebra las contribuciones de los trabajadores del gobierno durante su Semana de reconocimiento al Servicio Público, desde el 3 al 9 de mayo. A nivel mundial, las Naciones Unidas designan el 23 de junio como Día del Servicio Público, que incluyen el anuncio de los Premios de las Naciones Unidas al Servicio Público, ahora en su 17vo. año.

Estas celebraciones deberían tener una importancia adicional en 2020, a la luz de la devastadora pandemia del COVID-19. Trabajadores de la salud pública en todo el mundo - médicos y enfermeras que atienden a los afligidos en miles de hospitales públicos, científicos gubernamentales que trabajan duro para encontrar tratamientos y desarrollar una vacuna, los trabajadores del departamento de salud que operan instalaciones de laboratorios, son la primera línea de guerreros que entregan su tiempo, talento, y energía para luchar contra este terrible flagelo mientras ponen sus propias vidas en riesgo.

Estos trabajadores valientes y dedicados reciben justificadamente la mayor parte de nuestra alabanza y admiración, pero también debemos reconocer a los servidores públicos en cada nivel del gobierno. Sin ellos, derrotar al COVID-19 y abordar los otros desafíos que enfrenta la humanidad sería prácticamente imposible.

Dos grandes tácticas en la guerra contra el COVID-19 son el distanciamiento social y los decretos gubernamentales que instan a quedarse en el hogar, diseñados estratégicamente para limitar la propagación de la infección. A medida que aumenta la presión para aliviar estas limitaciones, podemos ver que la estrategia evoluciona hacia pruebas obligatorias y el rastreo de contactos. Cada uno de estos enfoques puede llevarse a cabo con éxito porque la población continúa operando con relativa comodidad, a pesar de los dramáticos cambios en sus vidas. Aquí es donde el resto de los servidores públicos - el ejército silencioso, si se quiere – han dado un paso al frente.

Es fácil pasar por alto todas las comodidades diarias simples que son posibles gracias quienes dedican sus vidas al servicio público. Esperamos abrir el grifo y que salga agua limpia, o que los servicios de policía y bomberos responderán rápidamente cuando estemos en problemas. Asumimos que los semáforos funcionarán y que nuestros parques y otros espacios públicos estarán bien cuidados y limpios. Mientras que estos servicios se pueden dar por sentado, la conexión con un trabajador público es obvia, una vez somos conscientes de ella.

Sin embargo, hay muchos otros aspectos de nuestra vida cotidiana, donde aquellos que están en el servicio público desempeñan un papel muy importante y no tan obvio. Asumimos que el sistema judicial nos tratará de manera justa y que nuestros derechos civiles estarán protegidos, que los alimentos en los estantes de las tiendas de comestibles serán seguros para comer, que tendremos aire limpio para respirar y que nuestro dinero de los impuestos será gastado sabiamente. Todo esto es posible gracias a los servidores públicos sin rostro que también ponen de sus habilidades y dedicación al trabajo.

Ya sea en roles de alto perfil o trabajando incesantemente detrás de escena, el rasgo común entre estos trabajadores es el compromiso con el servicio público. Esto nunca debe tomarse a la ligera. Es común, de hecho casi automático, pintar a los trabajadores públicos como vagos, sobrepagados u operando bajo sus propias agendas y conveniencias. Pero, como alguien que pasó más de 25 años trabajando en el sector público, puedo decir con confianza que la gran mayoría son trabajadores, dedicados y comprometidos a servir al bien público.

Esto también describe a los auditores del sector público. Su función en el gobierno va más allá del nivel de servicios público y llega a un nivel aún más alto. Estos hombres y mujeres dedican sus corazones y mentes para detectar y disuadir el fraude, buscan ineficiencias en las operaciones públicas, destapan la corrupción e identifican y ayudan a gestionar el riesgo. Todo esto ayuda a asegurar que los servicios financiados por los contribuyentes son eficaces, eficientes, y justos.

Sin embargo, las dos mayores contribuciones que pueden proporcionar los auditores del sector público, ya sean Inspectores Generales de los Estados Unidos; Jefes de controles financieros; Contralores Generales; Auditores Generales; o auditores estatales, provinciales y locales, son:

  • Hacer resplandecer la luz brillante de la transparencia y la rendición de cuentas en las instituciones públicas.
  • Hablar al poder con la verdad.

He escrito en muchas ocasiones sobre ambos temas en el contexto general de la auditoría interna, y ciertamente no se limitan a la auditoría del sector público. Sin embargo, estas son herramientas poderosas que impulsan a nuestras instituciones públicas a proporcionar el mejor servicio posible. Durante esta crisis de salud pública, exigir lo mejor de todos ayudará a derrotar la pandemia del COVID-19 de manera rápida y efectiva.

A los "Guardianes de la confianza pública", ¡Mis respetos y reconocimiento!

Sobre el autor:

Richard F. Chambers, presidente y CEO del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanal para InternalAuditor.org sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.