Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Global Institute of Internal AuditorsBreadcrumb SeparatorKnowledge and ResearchBreadcrumb SeparatorChambers Blog (Spanish)Breadcrumb SeparatorVigilando la cultura usando la nueva guía del IIA

Vigilando la cultura usando la nueva guía del IIA

Uno de los servicios más valiosos que ofrece el IIA es desarrollar piezas que reflejan el pensamiento de nuestro liderazgo, que ofrecen información relevante y perspectivas de futuro para los profesionales de la auditoría interna. Dicho contenido es la culminación de los esfuerzos para recopilar y destilar la información más reciente sobre temas que influyen en la gestión eficaz del riesgo, controles internos sólidos y un buen gobierno corporativo. Con el apoyo de una red global de voluntarios reconocidos que trabajan en las trincheras de la auditoría interna, el IIA crea contenido que da una mirada al futuro e informa a los profesionales lo que necesitan saber para proteger y mejorar el valor dentro de sus organizaciones.

Otro componente de contenido vital son las guías formales. Las Guías para la Práctica, basadas en las Normas Internacionales para la Práctica Profesional de la Auditoría Interna y otros componentes del Marco Internacional para la Práctica Profesional, reflejan la maduración natural de prácticas y procesos que alguna vez estuvieron a la vanguardia y que posteriormente han evolucionado en mejores prácticas.

Y lo mismo ocurre con la auditoría de la cultura.

La semana pasada, el IIA publicó Auditing Culture, una nueva Guía para la Práctica sobre un tema que ha atraído mucha atención. Hace sólo seis años, escribí un artículo en mi blog que identificaba la auditoría de la cultura organizacional como la nueva frontera de la auditoría interna. En ese momento, hubo un gran debate sobre si la auditoría interna podría desarrollar las habilidades cualitativas y cuantitativas necesarias para auditar la cultura. Creo que es seguro decir que estamos bien encaminados para responder esa pregunta con un rotundo "sí".

También dediqué un capítulo en mi último libro, The Speed of Risk: Lessons Learned on the Audit Trail, 2nd Edition, a la auditoría de la cultura. En él, lamento que ésta práctica haya tardado mucho en llegar a la profesión.

Cuando inicié mi carrera de auditor interno, la idea de auditar el lado "más suave" de la cultura de una organización era un anatema para la profesión. En el pasado, se creía que la auditoría interna debería centrarse en controles duros, como códigos de conducta o políticas de recursos humanos. La evaluación de conceptos tan intangibles como la confianza, la ética, la competencia y los estilos de liderazgo era algo de lo que debían preocuparse los psicólogos y los gurús de la cultura pop. En retrospectiva, muchos dolores de cabeza y fallas en una multitud de organizaciones podrían haberse evitado si la auditoría interna hubiera abarcado el espectro completo de la cultura hace 40 años. Tal como están las cosas, sólo ahora el concepto recién está ganando aceptación general entre los auditores internos y sus stakeholders. Todo lo que puedo decir es que ¡ya es hora!.

La nueva Guía para la Práctica proporciona un enfoque sólido y práctico para auditar la cultura, incluidas las instrucciones sobre cómo comprender y evaluar la cultura general de una organización y evaluar si existen subculturas. Ayuda a los auditores internos a reconocer los riesgos asociados con la cultura, cómo la gestión de esos riesgos culturales respalda el entorno general de control y cómo abordar una evaluación de la cultura.

La guía profundiza, además, en tres áreas clave: reconocer la importancia de la cultura para el negocio, el papel de la auditoría interna en la auditoría de la cultura, y la planificación y ejecución de compromisos de auditoría a la cultura. Esta sección final es de particular utilidad para los profesionales, ya que incluye consideraciones en la planificación, ejecución y reporte de auditorías a la cultura; discusiones sobre normas relevantes; y una serie de herramientas útiles. Finalmente, un breve caso de estudio muestra cómo los diferentes enfoques de la auditoría a la cultura pueden aplicarse en situaciones del mundo real.

Deberíamos celebrar el progreso que nuestra profesión ha logrado en la comprensión y adaptación de nuestros procesos para el funcionamiento de la auditoría a la cultura. Pero todavía tenemos mucho camino por recorrer para influir verdaderamente en cómo se ve la cultura en las salas del consejo y las C- suites. Si bien nuestros stakeholders han reconocido desde hace tiempo el valor de una cultura corporativa positiva y la importancia del tono desde la alta gerencia (tone at the top), siguen habiendo demasiados casos de cultura tóxica que contribuyen a las fallas de gobernanza.

Debería estar claro ahora que el buen tono en la parte superior no se traduce automáticamente en el estado de ánimo adecuado en el medio o en la parte inferior de la organización. También debe quedar claro que la auditoría interna debe desempeñar un papel en la evaluación, comprensión y explicación de cómo la cultura influye en el buen gobierno.

Finalmente, debo señalar que el acceso a las Guías para la Práctica, como la más reciente sobre Auditoría de la Cultura, es un beneficio exclusivo para los miembros del IIA. Si no es miembro del IIA, se está perdiendo muchos recursos valiosos. ¡Únete hoy!

Como siempre, espero sus comentarios.

Sobre el autor:
Richard F. Chambers, presidente y CEO del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanal para InternalAuditor.org sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de auditoría interna.